El barrio de Scarpa, no está lejos de ser pintoresco… A mediados del siglo XVIII, los ricos comerciantes y capitanes de la época empezaron a construir blancas mansiones con corredores rojos y azules, literalmente en el mar, en el lado derecho de la bahía de Alefcandra. Hoy en día, muchos de ellas han dado paso ser restaurantes y románticos bares, que son ideales para disfrutar de la puesta del sol.