El sello distintivo de Míkonos en el barrio de Kástro. Los siete edificios redondos blancos con la “mirada” siempre al mar Egeo, son el tema de la foto favorita de los visitantes. Algunos de los molinos de viento que quedan han sido renovados y están habitados aún.